Investigadores de Mayo descubren que la vacuna puede reducir la gravedad de los síntomas del síndrome crónico de COVID

0
523
Investigadores de Mayo descubren que la vacuna puede reducir la gravedad de los síntomas del síndrome crónico de COVID

ROCHESTER, Minnesota — Recibir la vacuna contra la COVID-19 podría significar no solo un menor riesgo de tener síndrome crónico de COVID, sino también la presencia de menos síntomas para quienes contraigan la afección.

Los investigadores de Mayo Clinic descubrieron que los pacientes con síndrome crónico de COVID que habían sido vacunados antes de contraer el virus tenían menos posibilidades de tener síntomas como dolor abdominal, dolor de pecho, mareos y falta de aire, según un estudio publicado en el Journal of Investigative Medicine. Se cree que el estudio está entre los primeros en examinar el potencial de las vacunas contra la COVID-19 para reducir los síntomas del síndrome crónico de COVID.

“Estos resultados fueron muy sorprendentes para nosotros”, dice el Dr. Greg Vanichkachorn, director médico del Programa de Mayo Clinic para rehabilitar la actividad después de la COVID y el autor principal del estudio. “Este estudio demuestra que las vacunas pueden resultar muy importantes para el síndrome crónico de COVID y pueden ayudar a reducir la gravedad de la afección”.

Desde 2020, se han confirmado más de 768 millones de casos de COVID-19 en todo el mundo, según lo informado por la Organización Mundial de la Salud. De las personas infectadas, se calcula que un 20 por ciento de menores de 65 años y un 25 por ciento de mayores de 65 años presentará afecciones posteriores a la COVID-19, lo que también se conoce como síndrome crónico de COVID-19. Estos síntomas pueden incluir fatiga, falta de aire, dificultad para concentrarse, dolor de pecho y dolor abdominal.

En el estudio participaron 477 pacientes que buscaban tratamiento para el síndrome crónico de COVID en Mayo Clinic entre el 27 de mayo de 2021 y el 26 de julio de 2022. Un poco más de la mitad de los pacientes había recibido la vacuna contra la COVID-19, Pfizer, Moderna o Johnson & Johnson, antes de contraer el virus.

En el estudio, se descubrió que los pacientes vacunados tenían la mitad de probabilidades de tener dolor abdominal, en comparación con pacientes no vacunados. Además, los pacientes vacunados también tenían menos probabilidades de informar otros síntomas, incluidos la pérdida del olfato, el dolor de pecho, los mareos, el entumecimiento, la falta de aire, los temblores y la debilidad. No hubo una diferencia significativa entre los pacientes vacunados y los no vacunados con respecto a los informes de fatiga, dolor muscular y taquicardia, o latidos cardíacos irregulares.

El Dr. Vanichkachorn afirma que continuar las investigaciones ayudará a los científicos a comprender de qué forma la vacuna contra la COVID-19 afecta los síntomas del síndrome crónico de COVID, en especial, con las nuevas variantes del virus.

“Han pasado tres años desde que comenzamos a trabajar con pacientes que tienen síndrome crónico de COVID”, explica Vanichkachorn. “Necesitamos más investigación para comprender qué sucede a nivel celular para que se presenten estos síntomas. Cuando podamos entenderlo mejor, tengo esperanza de que podremos ofrecer nuevos tratamientos para el síndrome crónico de COVID”.

Información sobre Mayo Clinic
Mayo Clinic es una organización sin fines de lucro, dedicada a innovar la práctica clínica, la educación y la investigación, así como a ofrecer pericia, compasión y respuestas a todos los que necesitan recobrar la salud. Visite la Red Informativa de Mayo Clinic para leer más noticias sobre Mayo Clinic.

Google News Portal Red Salud
Síguenos en Google Noticias

Equipo Prensa
Portal Prensa Salud

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here